Mural decorativo de estampado tribal, consola de PH, cestos artesanales y figuras africanas

Si crees que la artesanía africana no es para ti, deberías ver estas piezas

Cuando uno piensa en piezas artesanales procedentes de África, seguramente le vengan a la mente las clásicas máscaras colgadas en la pared y colores oscuros y vivos. Esa es una de las opciones, sin duda la más conocida, pero ni de lejos la única.

La artesanía del continente africano es rica y va desde textiles hasta cestas pasando, por supuesto, por esculturas de mayor o menor tamaño. En Tribeca nos encantan los elementos únicos y especiales, así que somos defensores acérrimos del uso de piezas hechas a mano como éstas.

A continuación, os enseñamos algunas de nuestras favoritas:


CABEZAS DE BRONCE DE IFE

Si hay una técnica que caracteriza el trabajo de los metales es la de la cera perdida. Se trata de un procedimiento escultórico de tradición muy antigua, muy laborioso y que requiere un largo proceso de fabricación. Se elabora mediante un molde de cera de abeja.

Dicha técnica se ha usado en casi toda África, principalmente en las zonas costeras por tener mayor facilidad para obtener las materias primas.

Y también es el procedimiento utilizado en las cabezas de la fotografía, realizadas en una aleación de bronce en Burkina Faso, inspiradas en las antiguas cabezas de Ife (Nigeria). El poderoso antiguo reino de Benin fue fundado a principios del siglo XIV por el hijo de un rey Ife. Estaba situado en el sur de Nigeria, a poco más de 100 millas al sureste de Ife. El arte de trabajar el bronce fue introducido alrededor del año 1280. 


EL LEOPARDO, REY DE LOS ANIMALES

El leopardo es uno de los animales más importante dentro de las esculturas tradicionales del antiguo reino de Benin. Se le consideraba el rey de los animales y, por ello, matarlo era privilegio del Oba (rey) y de sus cazadores particulares. Los ejemplares abatidos servían como sacrificio. Además, el Oba acostumbraba a tener a estos grandes felinos como acompañantes y símbolos de poder, cuando se les conseguía domesticar. El arte de la época representa al leopardo profusamente: como escultura independiente, pero además como máscara, tallados en placas de bronce o sobre los colmillos de elefantes esculpidos.

Esta pieza, una réplica moderna de las encontradas por los exploradores ingleses en el palacio de Benin, está realizada en bronce también utilizando la técnica de la cera perdida, como en el caso de las cabezas de Ife.


SERPIENTE BAGA, SÍMBOLO DE LA MEDICINA

Estas llamativas serpientes pitón policromadas están talladas en madera y representan el espíritu a-Mantsho-na-Tshol o maestro de la medicina. Dentro del pueblo Baga, la sociedad secreta de los hombres de las diferentes aldeas es llamada Bansony y es en sus ritos donde un bailarín cubierto de telas y rafias porta la aparatosa serpiente sobre su cabeza.

En la mayoría de los casos, son únicamente los adolescentes varones quienes aprenden los secretos del espíritu de la serpiente durante su iniciación hacia la vida adulta. La figura protege a los niños en ese proceso y también aparece en las celebraciones funerarias de los miembros más importantes de la sociedad.

En nuestra tienda de Bilbao tenemos actualmente dos serpientes Baga procedentes de Guinea Conakry. Aunque son de fabricación actual, están realizadas de forma artesanal en el lugar originario del mito de a-Mantsho-na-Tshol.


EL ENCANTO DE LOS ÚTILES COTIDIANOS

Para acabar, pasamos del misticismo y los ritos a la más absoluta cotidianeidad.

Los recipientes de uso diario tienen un encanto especial, con su aspecto desigual y sencillo. Un claro ejemplo de ello son las copas de mantequilla utilizadas para elaborar yogur, hechas en Etiopía en la primera mitad del siglo XX.

También las calabazas como este recipiente borana de la fotografía, procedente de Etiopía y utilizado para recoger leche durante el ordeño. Combinados con otras artesanías y materiales naturales como las cestas, los metales tallados y la madera, el resultado da calidez y autenticidad a cualquier decoración.



Las artesanías africanas pueden utilizarse con moderación, para dar una pincelada aquí o allí en cualquier estancia o cualquier estilo. Os aseguramos que funciona tanto con muebles modernos como con otros más clásicos o rústicos. Para acabar, un ejemplo: una sala de estar en tonos claros y de líneas sencillas se transforma por completo gracias a los textiles coloridos y los elementos decorativos.

Mesa de comedor Nexus de Midj en metal y vidrio.

Marcas de decoración imprescindibles: Midj, tu comedor de diseño italiano

En Tribeca estamos orgullosos de poder trabajar con marcas de decoración de primer nivel, tanto nacionales como internacionales. Ya os contamos cuáles son algunas de nuestras favoritas en el artículo tres marcas de decoración que tienes que conocer, y hoy os venimos a hablar de una casa italiana que nos encanta: Midj.


Sillas y mesa de comedor Lea.

¿Por qué nos gusta? Fundamentalmente por sus mesas y sillas de comedor de un depuradísimo diseño italiano. Midj demuestra que la elegancia puede y debe convivir con la sencillez y la funcionalidad. Esta marca, fundada en 1987, se caracteriza por sus acabados de lujo y materiales de primera, así como por las opciones de personalización (casi) infinitas de muchos de sus muebles. De esta manera, permite ofrecer al cliente elegir el material, el color y las combinaciones que mejor se ajusten a sus gustos. Ya sea en porcelánico, madera, metal o vidrio para las mesas o distintos tejidos y materiales en el caso de las sillas.


Mesa extensible Paul redonda.

Pero, como decíamos, uno de los puntos fuertes de Midj es la funcionalidad. Y es que entre sus diseños podemos encontrar un buen número de mesas de cocina y comedor extensibles que, no por ello, renuncian al diseño. Como ejemplo, sólo hay que fijarse en las fotografías que acompañan este texto.


Mesa extensible Blade y sillas Slim.

Si a ti también te han gustado estos ejemplos de comedores, buscas otros muebles o estás pensando en una reforma integral de tu casa, no dudes en acercarte a nuestra tienda en el centro de Bilbao, o si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con nosotros.

¿Cómo es la cocina de tus sueños?

Descubre las claves para conseguir el espacio perfecto para cocinar, comer y pasar el tiempo en familia


La cocina ha dejado de ser un espacio cerrado y separado del resto de la vivienda. Cada vez más, queremos casas funcionales y “vivibles” y tener una cocina conectada con la zona de estar, abierta, luminosa y acogedora forma parte de ese cambio. La cocina es ahora zona de reunión, un lugar en el que charlar, tomar algo y comer, incluso en ocasiones especiales.

Podemos diseñarla desde cero, actualizar sus armarios, cambiar su distribución, abrirla al resto de la casa… Todo depende del uso que vayamos a darle y de los metros disponibles, pero en todas las casas se puede conseguir mejorar la cocina y convertirla justo en el espacio que necesitamos. Desde Tribeca Bilbao, especialistas en decoración de interiores y proyectos de reforma, os queremos enseñar algunos ejemplos prácticos.


Con mesa para varios comensales

Aunque cuenta con una gran mesa de comedor en la zona contigua, los dueños de esta casa querían tener también una mesa cómoda y agradable en la que desayunar, comer y cenar a diario. La solución fue esta cocina en L con mesa extraíble, que se puede recoger por completo dentro del mueble o sacarse del todo y convertirse en un ‘Office’ para cuatro comensales.

La puerta corredera de hierro permite separar los ambientes de la cocina y el salón-comedor si se quieren evitar olores o ruidos, dejando pasar la luz.



Compacta y con isla a dos alturas

En la reforma de este apartamento quisimos que la cocina contrastase con las vigas oscuras y la pared de piedra. Para ello, escogimos un moderno frente en blanco con lavadora, horno, microondas y frigorífico integrados. Así, conseguimos más espacio para almacenaje, dotar de luminosidad a la estancia y restar rusticidad al conjunto.

Una isla a dos alturas cumple una triple función: espacio para cocinar, barra con dos taburetes altos y separador de ambientes. Una buena solución para cocinas pequeñas y con poca luz natural.



Que no pase de moda

Luminosa, limpia, moderna y atemporal. La reforma de una cocina no es algo que hagamos cada poco tiempo, así que debemos pensar muy bien qué necesitamos realmente y qué estilo nos gusta, pero sin dejarnos llevar en exceso por tendencias de las que podríamos cansarnos enseguida. Ante la duda, el blanco, la madera y los muebles minimalistas nos permitirán disfrutar durante muchos años de una cocina atemporal y siempre al día.

El negro está muy de moda y es una tendencia a la que sí animamos a sumarse. Si no te atreves con una cocina totalmente negra, limítalo a los electrodomésticos, la grifería o un único mueble.



Con mucho almacenaje

No es lo mismo tener una enorme cocina que contar con el espacio justo, no lo vamos a negar. Pero estar cortos de metros no es excusa para no tratar de sacarles todo el partido posible. La clave está en optimizar el espacio al máximo. Instala muebles que lleguen hasta el techo, como los de la fotografía. De esta forma, aprovecharas cada centímetro, ganarás un montón de almacenaje y tendrás tu cocina más ordenada.

Una isla/barra nos da espacio extra para cocinar, almacenar y desayunar o tomar un vino mientras se prepara la comida.



Todas las fotografías de los ejemplos son de cocinas reformadas o diseñadas por Tribeca.

Dormitorio empapelado con cabecero de tela decorado por Tribeca Bilbao.

Decora tu dormitorio para descansar mejor

Todos sabemos que escoger un colchón de calidad es clave para garantizar un buen descanso, pero hay muchos más factores a tener en cuenta como la luz, el color, la distribución de los muebles… Como expertos en decoración y reformas de interiores, desde Tribeca Bilbao os damos algunos consejos y trucos para amueblar y decorar un dormitorio que os ayude a descansar mejor:


Tonos claros y pinceladas de color

El dormitorio es (o mejor dicho, debería ser) siempre sinónimo de relax. Por ese motivo, debemos huir de los colores fuertes y estridentes y del exceso de muebles o de decoración. La sencillez en este caso juega a nuestro favor.

¿Nuestro consejo? Apuesta por tonos claros y naturales para las paredes y los elementos más grandes (cama, armarios, cómodas…) y deja los colores llamativos para los textiles o la decoración.

Puedes introducir pinceladas de color en el cabecero de la cama (muchos modelos de tela son desenfundables y puedes cambiar la funda cuando te aburras), en los textiles de cama, con cojines y un plaid a juego…


Sólo lo que necesites

El tamaño de la habitación y tus necesidades son claves para definir la distribución del dormitorio. ¿Tienes mucha ropa y necesitas armarios extra? ¿Quieres tener un tocador o un escritorio? ¿Mesillas con mucho almacenaje o simplemente decorativas? Piensa bien qué va a resultarte más funcional antes de comprar ningún mueble y así tu inicio del día será más rápido y sencillo y tu habitación estará más despejada.

Si sólo requieres de lo más imprescindible, puedes optar por un cabecero de obra (como en la foto) que incorpore al mismo tiempo mesillas, lámparas y una balda para decoración todo en uno y ocupando el mínimo espacio posible. En el dormitorio, menos es más.


Diseños atemporales y de calidad

El mobiliario fabricado en materiales naturales y de líneas limpias y sencillas es una opción ganadora cuando hablamos de transmitir calma y relajación. Ten especial cuidado con caer en tendencias que se puedan pasar de moda con rapidez. Siempre es mejor invertir en muebles de calidad con diseños atemporales que te durarán muchos años y de los que no te cansarás con facilidad.

Y, por supuesto, tómate tu tiempo para escoger una buena cama y un colchón adecuado a tu peso, altura… ¡Tu espalda te lo agradecerá! No olvides que las almohadas también tienen que ser de calidad y apropiadas para tus necesidades.


Diferentes puntos de luz

La iluminación es clave para transmitir la calma y tranquilidad que queremos en el dormitorio. Para conseguir el efecto deseado lo mejor es tener diferentes tipos de luz, a ser posible, en tonos cálidos.

Por un lado, dos lámparas en las mesillas (o apliques en la pared que cumplan la misma función) son esenciales como luz de lectura o luz ambiental. Después necesitamos una lámpara de techo, que ilumina el conjunto de la estancia. Es mejor que no sea excesiva: se puede matizar con reguladores, pantallas oscuras o ‘rebotando’ la luz en techo o paredes. Para acabar, podemos resaltar algún elemento decorativo (cabecero, cuadro, etc) con una luz concreta.


Aprovecha todo su potencial

No todas las casas o todos los pisos tienen elementos estructurales con historia y personalidad pero, si tienes la suerte de que el tuyo sí: ¡aprovéchalos al máximo! Nada da tanta sensación de calidez y confortabilidad como unas vigas antiguas o un suelo de madera bien conservado.

Si el dormitorio es pequeño, puedes optar por una solución minimalista y monocolor, que te aportará luz y amplitud. En este caso los protagonistas absolutos son las vigas de madera (pintadas en blanco para que los techos parezcan más altos) y la alfombra de estilo étnico.






Todas las fotografías que acompañan este artículo son de dormitorios reformados y decorados por Tribeca Bilbao para diferentes clientes. Si estás pensando en comprar mobiliario (de dormitorio o de cualquier otro tipo) o estás interesado en reformar o decorar tu casa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Cómo decorar un comedor funcional y con mucho estilo

Olvídate de esas estancias cerradas que sólo se usaban en contadas ocasiones especiales

Con el paso del tiempo, la manera en que disfrutamos de nuestro hogar ha ido cambiando y evolucionando. Cada vez buscamos más la comodidad en todas las habitaciones de nuestra casa: queremos que sean bonitas y tengan estilo, pero sin renunciar por ello a su funcionalidad ni a poder darles uso en nuestro día a día.

¿Os acordáis de esos comedores de nuestros padres o abuelos en los que sólo entrábamos en ocasiones especiales mientras que había otra mesa en la cocina o el ‘office’ para las comidas ‘de diario’? Cada vez es menos frecuente, ya sea por el tamaño de los pisos o porque nuestra forma de enfocar su distribución ha cambiado.

Desde Tribeca creemos que, a la hora de decorar una casa, hay que saber conjugar el diseño con la practicidad. Por eso, queremos compartir algunos consejos para que vuestro comedor sea digno de un banquete pero también apto para vuestros almuerzos diarios.

El espacio

Mesa de Dall Agnese adosada a la isla de la cocina. Proyecto de Tribeca.

Lo primero y más importante a la hora de diseñar un comedor es saber de qué espacio disponemos, dónde (¿en la cocina? ¿en el salón?) y cuántos comensales van a usarlo de manera habitual. Si tenemos los metros cuadrados justos, siempre nos podemos decantar por una mesa extensible y tener sillas de más guardadas para cuando sean necesarias. Si somos pocos en casa y apenas hacemos reuniones, no merece la pena tener una mesa enorme para ocho o más personas. Seamos prácticos.

Tener la mesa en la cocina (o junto a una cocina de concepto abierto) es moderno, funcional y no tiene que significar renunciar a la estética de un gran comedor. Como en la foto de arriba, podemos optar por una mesa grande y decorativa y una lámpara con personalidad.

La mesa y las sillas

Mesa y sillas de Dall Agnese, lámparas de ACB y alfombra a medida de Tribeca.

La mesa es, lógicamente, el elemento central de todo comedor. La madera natural es cálida y puede utilizarse tanto en ambientes clásicos, como modernos o de estilo industrial. Combina a la perfección con todo tipo de materiales, colores o estampados. Las mesas de madera con patas de metal en diferentes formas y acabados están de plena actualidad. Pero también podemos escogerla en cristal, metal o laminado. Puede ser cuadrada, rectangular, redonda u ovalada, dependiendo del espacio y de nuestro gusto personal: las opciones son casi infinitas.

Las sillas, por otro lado, son esenciales no sólo por su diseño sino por su comodidad: siempre hay que tener en cuenta la altura y la posición del respaldo. Es muy importante también valorar el uso que vamos a darles: un tapizado en tonos claros puede ser precioso pero muy delicado para un hogar con niños mientras que las pieles auténticas o sintéticas son mucho más fáciles de limpiar.

El almacenaje

Mesa de Vedra con sillas y sillones de Nascher. Alfombra de Quatro y papel de Casamance.

Pero no debemos quedarnos en lo más básico: el comedor ideal se complementa con un mueble de almacenaje para poder tener a mano la cristalería, vajilla, manteles o, por qué no, el mueble bar.

En la fotografía sobre estas líneas, hemos optado por una decorativa vitrina en madera y metal, a juego con la mesa. Sin embargo, disponemos de muchas otras posibilidades: un aparador, un armario de almacenaje cerrado o unas estanterías de obra pueden proporcionarnos la misma utilidad. Si eres de los que coleccionas libros, una librería de pared a pared te puede ayudar a tenerlos organizados y resultar tremendamente decorativa también.

No olvides las paredes y el suelo

Mesa y sillas de Cattelan y lámparas de Bover. Proyecto de Tribeca.

Aún nos quedan los últimos elementos decorativos para conferir a nuestro comedor de más personalidad. No debemos olvidarnos de decorar las paredes: puede ser con un conjunto de cuadros, un gran espejo, una composición de fotografías… O podemos optar por que las propias paredes sean un elemento decorativo más. En la fotografía sobre estas líneas, el panelado y las molduras en paredes y techo son auténticos protagonistas de la sala. Elegir un papel de pared llamativo nos puede ayudar a crear el mismo efecto. Si los muebles tiene tonos muy neutros, podemos aprovechar para dar una pincelada de color con estos últimos complementos.

Para acabar, una alfombra de gran formato nos aportará calidez y textura a todo el conjunto. Para calcular la medida perfecta, debemos asegurarnos de que la mesa y todas las sillas encajan dentro, incluso cuando las movamos hacia atrás para sentarnos.

Todas las fotografías de este artículo son de proyectos de reforma y decoración llevados a cabo por Tribeca o de nuestra exposición en la tienda de Bilbao. Si estás pensando en reformar tu casa o buscas algún mueble o complemento con estilo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Mesa de Vedra, sillas de Doos y lámparas de Ineslam. Proyecto de Tribeca.
Mesas redondas a juego en diferentes alturas

Dime cómo es tu salón y te diré qué mesa de centro necesitas

Ya sea para apoyar los pies o para tomar un vino, estas mesas serán el mejor complemento para tu sofá

En decoración, casi siempre que nos planteamos cambiar un mueble las opciones son prácticamente infinitas. Hoy queremos reivindicar un elemento central de nuestra casa: la mesa de centro. Puede parecer un mueble auxiliar más, pero en realidad escoger la mesa adecuada para el salón es más importante de lo que mucha gente cree.

Por ejemplo, es esencial tener en cuenta el tamaño del propio salón- también del sofá- y elegir una mesa o mesas en consonancia. Si nos pasamos de grande entorpeceremos el paso y si es muy pequeña quedará perdida en mitad de ninguna parte. Tomar medidas es, por tanto, el primer paso que debemos tomar antes de buscar nuestra mesa ideal.

Mesa de cristal, acero cromado y madera, de Kendo.

Líneas rectas y limpias

Para un salón de dimensiones reducidas lo ideal será una mesa no demasiado grande, obviamente. Los materiales como el cristal y el espejo reflejan la luz y amplían visualmente el espacio. Es decir, una mesa más grande parecerá más ligera y menos aparatosa. También ayuda que tenga una altura igual o inferior a la de los asientos que la rodean: se verá más pequeña y dará sensación de ocupar menos espacio.

Mesa de madera maciza de Baladia and Balklein.

Las mesas cuadradas o rectangulares funcionan a la perfección porque aprovechan al máximo el espacio disponible. Así, serán la opción más cómoda si quieres que se pueda utilizar desde varios sofás o sillones. Además, te permiten exhibir más complementos decorativos: velas, platos, centros de mesa o libros. También será la mejor elección si tienes pensado comer en ellas o que tus hijos las usen para dibujar o como zona de juegos, por ejemplo.

Mesa en madera y metal de Blanc d’Ivoire.

Los materiales a escoger dependerán asimismo del uso que vayas a darle a tu mesa: con niños no es recomendable el cristal y sí mesas de madera maciza o de madera y metal, mucho más resistentes y duraderas.

Mesa doble para espacios grandes

Una tendencia al alza es la de utilizar dos mesas alargadas en vez de una sola mesa cuadrada. Esta combinación funciona especialmente bien en espacios de buen tamaño, con mesas idénticas situadas una junto a la otra.

Mesas gemelas extra largas en madera y metal de PH Difusión.

¿Qué ventaja aportan las mesas gemelas? Son menos pesadas, lo que facilita moverlas ya que pueden juntarse para ser usadas como una única mesa grande o separarse cuando sea necesario, dando mucho más juego.

Mesas estilo vintage de hierro y latón.

Si te gusta esta tendencia, no es imprescindible que tu salón sea enorme. Se pueden encontrar mesas de medidas más reducidas y causar el mismo efecto. Además, su menor tamaño te permitirá utilizarlas como auxiliares por separado o juntarlas con mucha más facilidad.

Redondas en diferentes tamaños

Mesas nido en hierro y madera de PH difusión.

Otra alternativa de plena tendencia son las múltiples mesas redondas. Dos mesas como las de la foto hacen la misma función que una sola mesa rectangular. Las diferentes alturas nos permiten utilizarlas para distinto propósito (como reposapiés o como mesa auxiliar) y nos dan muchas más opciones a la hora de decorarlas. Además, podemos juntarlas más y superponerlas tipo nido o separarlas dependiendo de nuestras necesidades del día a día.

Tibores metálicos en estilo étnico combinados en diferentes tamaños.

El truco funciona con dos o incluso con tres mesas. La clave está en que tengan la misma forma aunque cambien el tamaño y la altura. Si no hacemos mucha vida en el salón y buscamos un elemento más bien decorativo, tres pequeñas mesas como las de la fotografía nos proporcionarán menos superficie, pero mucha personalidad. Si eres atrevido, puedes combinar incluso mesas de diferentes colores.

Con bandejas o baldas

Mesa en metal y madera con dos bandejas de Baladia and Balklein.

Si vas a poner muchos elementos decorativos sobre tu mesa de centro necesitarás que ésta tenga el tamaño adecuado, pero también puedes escoger una que cuente con una balda inferior para revistas, libros y decoración. O, como en este caso, con bandejas. En el ejemplo de la fotografía inferior, las bandejas se sitúan encajadas sobre la mesa y pueden moverse para ser usadas individualmente.

Mesa de hierro y roble envejecido con bandejas de Crisal.

Todas las mesas de las fotografías (así como el resto del mobiliario) pertenecen a la exposición de la tienda de Tribeca en Bilbao o a proyectos realizados por Tribeca en viviendas de nuestros clientes. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si estás interesado en cualquiera de ellos o si quieres realizar un proyecto de reforma o de decoración.

biblioteca Dall'agnese

Librerías de obra y a medida: la solución perfecta para tener todos tus libros y objetos expuestos y ordenados

En madera, pladur, cristal… una buena librería aporta personalidad y permite aprovechar el espacio al máximo

Librería de obra realizada en pladur y diseñada a medida por Tribeca para un proyecto completo de reforma de salón. Las luces integradas sobre las baldas permiten acentuar los objetos expuestos y leer mejor el título de los libros.

Hoy os queremos hablar de uno de nuestros elementos favoritos a la hora de reformar o redecorar un salón o sala de estar: una gran librería diseñada a medida. ¿Por qué nos encanta? Principalmente porque cumple con dos funciones importantísimas: sirve para exponer y sirve para ordenar. Una librería de buen tamaño confiere personalidad a toda la estancia, permite tener todos los libros y objetos decorativos a la vista, pero en su sitio, accesibles pero perfectamente organizados.

En esta librería, realizada también a medida por Tribeca, hemos utilizado nichos de pladur y baldas de nogal empotradas. De nuevo, jugamos con los focos para iluminar y también para resaltar los jarrones del centro.

Tenemos múltiples posibilidades a la hora de definir nuestra librería ideal. Lo primero es decidir en qué pared ubicarla, lógicamente, y tomar medidas. Para eso, tendremos que tener en cuenta cuántos libros y objetos tenemos y cuánto espacio será necesario para ubicarlos todos. Todo ese proceso de planificación previa es esencial para que el resultado no sea sólo estético, sino también práctico.

Después toca elegir los materiales. Podemos optar por madera de aspecto natural o lacada, metal, cristal o pladur, si queremos que el resultado sea un mueble de obra, totalmente integrado en el espacio e incluso unirlo a otros elementos decorativos, como la chimenea.

Para este otro proyecto, hemos optado por una librería modular de Dall Agnese, marca italiana con la que Tribeca funciona en exclusiva y que permite una gran versatilidad y personalización.

También podemos diseñar una librería a medida, pero en versión mueble, que aproveche igualmente el espacio al máximo. Esta opción nos permitirá moverla a nuestro antojo en un futuro. En ambos casos, nuestro consejo es escoger colores neutros y tonos naturales. Deja el colorido y la variedad para rellenar los estantes o corres el riesgo de acabar cansándote. Además, como siempre que hablamos de elementos decorativos de gran tamaño, los colores claros reflejan la luz y transmiten calidez y tranquilidad.

Este proyecto es una vivienda diseñada por completo por Tribeca. En el salón (parte inferior) las librerías se han realizado en roble teñido. En el piso superior, la estantería lacada en blanco está hecha a medida por Dall Agnese.

Totalmente personalizada

Si cuentas con espacio suficiente y tienes una biblioteca amplia, te recomendamos que seas atrevido y te decantes por una librería que ocupe la pared por completo. En la imagen superior, las estanterías blancas se han diseñado a medida dejando solamente dos huecos para dejar pasar la luz. De esta manera, actúa también como separador de ambientes. Lo bueno de estas estanterías modulares es que son totalmente personalizables.

Así, puedes maximizar espacios desiguales (bajo una escalera o en un ático agaterado, por ejemplo) o con elementos estructurales insalvables (rodeando una ventana o una puerta, sin desaprovechar ni un centímetro).

Librería a medida empotrada realizada por Tribeca. Las baldas son de DM lacadas en blanco y se ha colocado una trasera empapelada en gris oscuro.

Puedes incluso calcular las alturas entre baldas dependiendo de qué libros o qué objetos van a contener. Ten en cuenta que los libros más grandes y más pesados deben situarse en las baldas inferiores y que, a la hora de distribuir el contenido, es mejor hacerlo de forma equilibrada. Pero, aunque no cuentes con una ingente cantidad de libros, una librería siempre puede ser una buena opción a la hora de decorar. Puedes utilizarla, por ejemplo, para ocultar los radiadores y exponer objetos artísticos, como en la fotografía superior y la inferior. En ambos casos, se ha utilizado el papel pintado en tono oscuro para resaltar el contenido de las estanterías. La combinación de puertas y estantes abiertos te permitirá también decidir qué quieres exponer y qué otros elementos prefieres ocultar.

En Tribeca te asesoramos y ayudamos tanto a la hora de escoger un mueble como si decides realizar un proyecto de reforma completo. No dudes en consultarnos para cualquier duda.

Librería diseñada por Tribeca en DM lacado. En la parte inferior se han instalado puertas para ocultar los radiadores.
Mesa escritorio Nasdaq de Cattelan Italia

Claves decorativas para el teletrabajo

Adaptar el espacio del que disponemos es esencial antes de empezar a trabajar desde casa

Escritorio hecho por Vedra y diseñado a medida para un proyecto de decoración de Tribeca.

“Teletrabajo” es una de las palabras del año, sin duda. En muchos casos, hemos tenido que cambiar hábitos laborales y aprender a trabajar desde casa. Y no es tan sencillo como tener un ordenador y conexión a internet: adaptar el espacio del que disponemos es esencial.

Para empezar, todo depende de los metros cuadrados de los que dispongamos. Nunca será igual la zona de trabajo de quien tiene una habitación destinada a estudio que la de quien cuenta con un pequeño rincón en su salón.

Mesa escritorio de Cattelan Italia. Proyecto de reforma de Tribeca Bilbao.

Sea como fuere, es importante pensar muy bien dónde vamos a ubicar nuestra oficina. Si tenemos niños, lo mejor es no compartir espacio con su zona de juegos, por razones obvias. Puedes, por ejemplo, buscar un hueco en el comedor, lugar por lo general más tranquilo y menos concurrido que el salón.

Otra de las claves a tener en cuenta es ser consecuentes con las medidas: es más importante tener una zona de trabajo cómoda, funcional y más o menos aislada que contar con un escritorio enorme. Hoy en día, una mesita escritorio para el portátil será casi siempre más que suficiente (a menos que tu puesto laboral lo requiera, por supuesto).

Escritorio y mueble de almacenaje integrados y suspendidos a la pared de Dall’Agnese.

Pocos muebles, pero funcionales

La funcionalidad es siempre un valor a tener en cuenta. No debemos olvidar que se trata de un espacio para trabajar: lo mejor es tener pocos muebles que cumplan su función o, a ser posible, más de una a la vez. Sobre todo si contamos con pocos metros cuadrados, la versatilidad será un valor añadido: escritorios con almacenaje, integrados en librerías o suspendidos en la pared son una apuesta segura.

Mesa de metal hecha a medida para proyecto de decoración de Tribeca.

Otra característica básica de nuestra oficina en casa es la ergonomía. Opta siempre por mesas y sillas diseñadas para trabajar: tu espalda y tu vista te lo agradecerán y te permitirá mantener la concentración más fácilmente.

Casi igual de importante es mantener el orden: hazte con cestas, cajas, mesas con cajones o almacenaje, estanterías para los libros o archivadores… Ten el escritorio ordenado y trabajarás mejor y mucho más rápido.

Mesa escritorio de vidrio transparente de Sovet.

Un estudio tiene que estar bien iluminado, ya que vamos a pasar mucho tiempo trabajando en él. Lo ideal es que contemos con el máximo posible de horas de luz natural. Además, recomendamos utilizar colores claros para las paredes (el blanco es el mejor aliado para reflejar la luz) y no abusar de la decoración mural. Así evitarás distracciones innecesarios y crearás un ambiente tranquilo y relajado.

Los muebles de cristal o de espejo también ayudan a reflejar la luz y, de paso, hacen que cualquier espacio parezca más grande de lo que es.

Mesa escritorio Batik de Cattelan Italia con almacenaje.

En Tribeca trabajamos con una amplia selección de fabricantes de mobiliario de oficina, tanto profesional como para el hogar. Además, ofrecemos la posibilidad de adaptar o diseñar a medida el escritorio que mejor se adapte a tus necesidades. No dudes en contactarnos.

Salón con sofá y sillón Biscarrosse de Home Spirit con funda en lino.

Cómo escoger el sofá perfecto

Vas a pasar muchas horas en él, elígelo con cabeza

El sofá es, después de la cama, el mueble más importante de tu casa. Al fin y al cabo, hablamos del centro neurálgico del hogar: es lugar de descanso, de lectura, de encuentro. En este elemento central de tu salón tomas el café, ves la televisión, conversas con tus invitados, cenas de manera informal… así que escoger el más adecuado para tus necesidades es algo primordial.

Lo primero, por supuesto, es tener en cuenta las medidas de tu salón. No vayas a mirar muebles sin antes tener claro de qué espacio dispones y cómo quieres distribuirlo. En base a eso, te puedes decantar por un sofá de dos o tres plazas, un esquinero, un sofá largo con chaiselongue o uno pequeño complementado con dos butacas a juego, por ejemplo.

Intenta no comprar nunca un sofá demasiado grande, que ocupe casi todo el espacio disponible. Eso hará que, estéticamente, el salón parezca más pequeño de lo que es y, seamos prácticos, te entorpecerá el paso.

¿Otro dato esencial? Cuántas personas van a utilizar el sofá y cuánto uso le van a dar. No serán lo mismo, obviamente, las necesidades de una familia con niños que las de un soltero. Pero además hay que tener en cuenta si lo vas a utilizar para pasar muchas horas en él, si no dispones de habitación de invitados y necesitas un sofá cama… O, incluso, si vives en un estudio y va a ser tu cama de diario, con lo que debes optar por un modelo de sofá cama especialmente cómodo y fácil de transformar.

Por supuesto, al igual que ocurre con las camas, es importante escoger un sofá que te resulte muy confortable. La teoría dice que lo ideal es que no sea ni muy duro ni muy blando, sino de una firmeza media. Pero, como en todo, esta es una cuestión de gustos.

La mejor manera de no equivocarte es probar varios modelos para poder hacerte una idea de lo que estás buscando y lo que mejor se adapta a ti. Exactamente igual para los cojines: pueden ser de plumas, sintéticos de espuma más o menos densa… lo importante es que la espalda quede recta, que los pies lleguen al suelo estando sentados y que el reposabrazos tenga una altura ergonómica.

Después del relleno y la estructura, toca pensar en la tapicería. Hay múltiples opciones y todo dependerá, de nuevo, de tus necesidades reales y no sólo de una cuestión estética. Los sofás de lino en tonos claros son preciosos y plena tendencia, pero quizá si tus hijos van a dibujar y merendar en el salón prefieras un acabado en piel, mucho más resistente a las manchas o un tejido de algodón en un tono oscuro y sufrido. En todo caso, trata de elegir una tapicería que vaya con tu estilo de vida y así evitarás acabar con un bonito sofá oculto debajo de una funda o una colcha para evitar que se estropee.

En Tribeca solemos optar por sofás de color liso, en tonos neutros, como beige, azul, gris o blanco y añadir el toque de color o el estampado en los cojines, un plaid o manta y otros elementos decorativos. Así te cansarás menos y podrás renovar esos detalles con mucha más facilidad cuando decidas cambiar la decoración. Pero también te damos la opción de escoger telas diferentes a las del fabricante y crear tu propio sofá, prácticamente único, o tus propios cojines, con el diseño que desees.

Por último, un consejo: ten en cuenta que un buen sofá puede durar años y años. Merece la pena invertir en un mueble de calidad que no se vaya a deformar ni a estropear con facilidad. Siempre puedes cambiar la funda o retapizarlo por completo cuando te hayas aburrido del color o del tejido o cuando empiece a parecer desgastado.

Y, si todo esto te ha parecido complicadísimo, no desesperes. En Tribeca te asesoramos tanto a la hora de escoger un mueble concreto, como un sofá, como si necesitas llevar a cabo un proyecto completo de decoración o de reforma. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Cama y tumbonas exterior proyecto Tribeca Bilbao

Trucos para decorar tu casa de vacaciones

Que una casa de vacaciones no sea el lugar en el que vivimos todo el año no significa que no debamos cuidar su decoración. Eso sí, hay algunos trucos que nos ayudarán a convertirla en el perfecto ambiente relajante que necesitamos durante el descanso estival.

1 2 3 5

TRIBECA

Calle Juan Ajuriaguerra Kalea, 31

48009 Bilbao (Bizkaia)

info@tribecabilbao.com
94 423 53 46

HORARIO COMERCIAL

De lunes a viernes:
10:00 - 13:30
16:00 - 19:30

Sábado* :
10:30 - 13:30

*De junio a septiembre, ambos incluidos,
sábados cerrado

© 2017 Tribeca Bilbao.